HISTORIAS VERDADERAS

Esperamos que nos envies el relato de tu experiencia con el cáncer de tiroides 

Denise Servat                                                           

de su blog http://alververasblog.wordpress.com/2014/07/22/al-ver-veras-la-vida-del-viajero-y-el-cancer-de-tiroides/

Hace mucho tiempo que tengo la necesidad de escribir esto, es algo así como una cuenta pendiente desde mi viaje anterior. Una obligación hacia aquellas personas que sufren una enfermedad crónica y que sienten ese mismo hormigueo en los pies que yo siento.
Viajar no lo mismo que irse de vacaciones. Nunca me gustó demasiado el concepto de vacaciones o de “hacerse una escapada” un fin de semana. Viajar es para mí un proceso, es soltar lo viejo, para aprehender nuevas experiencias y transformarnos, sin fechas ni límites. Viajar es espontaneidad.
No sé muy bien como contar lo que quiero contar sin añadirle esa cuota de exageración que hace las historias más interesantes, sin contar que yo sin duda la vida la vivo a flor de piel, las sensaciones y emociones me conmueven por demás, y esta es mi experiencia subjetiva.
Comencemos. Yo hoy estoy sana y tengo un buen pronóstico. Al parecer no quedan células tiroideas en mi cuerpo y no hay rastro del cáncer. No tuve metástasis, no me tuvieron que sacar ganglios, solo la tiroides, enterita. Mi cirugía fue difícil por el tamaño del tumor (una pelota de tenis según mi cirujano, se acordarán los que me conocían en aquel entonces) pero sin ninguna complicación, no hubo daño a las paratiroides ni al nervio recurrente, ni a las cuerdas vocales. Esa pelota de tenis tenia según la biopsia un “potencial maligno incierto”…ja! El formalmente jodido era uno chiquitito que estaba medio escondido, un carcinoma papilar. El seguimiento de la enfermedad fue los primeros años cada seis meses, y ahora, luego de cinco años, una vez por año. Perfil de las hormonas tiroideas en sangre y ecografía de cuello. El análisis de sangre es un análisis objetivo, pero en la ecografía intervienen varios factores que la hacen algo más relativa. Cada tanto me aparecen ganglios en las ecos, pero los perfiles de sangre salen bien, así que la primera parecería que hay que tomarla “con pinzas”. Aprendí con los años a desarrollar la templanza ante resultados dudosos, al principio fue difícil por demás, experimentaba una especie de ahogo, como si mi cuerpo se cerrase hacia adentro, como si mis oídos se taparan, y el sonido de mi corazón latiendo me invadiese. Y sí, en ese momento, se te cae el mundo. Pero bueno, esto fue pasando, me acostumbre a que las cosas no se pueden controlar y todo resultado es relativo, a los médicos y sus palabras, a la falta de respuestas en muchos casos.
En el año 2012 me puse la mochila al hombro, dos años después de la operación, y habiendo tomado el bendito yodo radioactivo dos veces, estaba lista para escapar. Sí, creo que en aquel momento era lo que necesitaba, escapar. Las dudas eran millones, los fantasmas muchos más. ¿Irme de viaje sin saber cuándo volvía? ¿Y el próximo chequeo? ¿Dónde estaría en seis meses? ¿Cómo iba a conseguir las órdenes para hacerme todos los análisis en otro país, cuanto me iba a costar? ¿Era posible contactar profesionales de confianza antes de partir? Todo apuntaba a que Colombia era el lugar donde debía hacerme el chequeo, por recomendación de médicos y grupos de pacientes con cáncer de tiroides. Yo empezaba en Río de Janeiro y la idea era llegar lo más arriba posible, hasta Méjico quizá. Más dudas ¿Irme de mochilera? Era mi sueño, pero… ¿Cómo lo iba a lograr? Hasta ese momento en mi cabeza me sentía “enferma”. La realidad es que mi metabolismo estaba lento, por la falta de la tiroides y la regulación de la hormona que la sustituye. Si, lento, muy lento, me cansaba mucho, por todo. Ir a visitar tal o cual cosa era para mí una verdadera hazaña, me cansaba, siempre. Esto me desalentaba mucho, y viajando con una mochila hay que poner el cuerpo. Fui superándome de a poquito, salí a la ruta a hacer dedo, pase noches al costado de la ruta, dormí en la carga de un camión, camine kilómetros para tomar ese bondi que me llevaba a la ciudad, me acostumbre a dormir en el piso, con la carpa en el medio de la nada, a acostarme y despertarme con el sol, a levantarme y armar el fuego para desayunar, porque en la naturaleza todo cuesta el doble, pero uno se hace también más consciente. Nade contra la corriente hasta que me supere. Y es así, es cuestión de persistencia y de animarse, las cosas me siguieron costando probablemente lo mismo, pero ahora ya sabía que era cuestión de hacerlo, porque sabía que lo podía hacer.
Ya pasaron cinco años, pasó ese viaje, volví a Buenos Aires, me asenté nuevamente, y apareció el fantasma de vuelta. Tenía que trabajar. La rutina, el cuerpo, el desgaste, el cansancio. ¿Puedo estar parada nueve horas por día? ¿Cómo voy a hacer? Costó, me acostumbré, lo superé, y por fin, llegó el cambio de la dosis de hormona. Bendita nueva dosis. De repente, toda la energía que no había sentido en cuatro años, junta. Que linda que es la vida che, así, con fuerza para levantarte todos los días de la cama. Precioso.
Hoy, yéndome a Australia, sola. Hace tres años algo impensado. Muchas ganas, mucha fuerza, mucha energía, mucha felicidad. No se por cuánto tiempo me voy, no sé dónde voy a estar en un año ni como me voy a hacer los análisis. Muchos “no sé”. Sé que cuando llegue el momento, veré.



EUGENIA ALBARIÑO                             

10 años después…
En Enero o Febrero de 2003 me encontraba visitando a unos vecinos, este mismo le dijo a mi mama que tenia algo raro en mi cuello, si nunca se habia dado cuenta. Al escuchar esto mi mamá me mira y le dice que era normal (ya que tenia sobre peso), pero ante la insistencia de mi vecino, mi mama decidio llevarme a Pediatra, pero en ese mismo instante empecé a sentir que me faltaba el aire, que no podia respirar y mi visita al medico se adelanto.
Una vez en la guardia, me dijeron que no era nada y volvi a casa.
En los dias posteriores a esto fui a mi pediatra, el cual me dio como diagnostico una MONONUCLEOSIS, no conforme con esto fui a otro medico el cual me pidio una ecografia Tiroidea, la cual me realizaron el dia 18 DE MARZO DE 2003, un dia despuesd e haber cumplido mis 15, ese dia fue horrible, la Dr Daniela Ricci, me realizo el estudio de repente veo que llama a otro medico, al salir le dice a mi mamá que vaya a ver al Otorrinolaringólogo, el cual me ve y nos dice que debia oprarme cuanto antes, luego de salir de ese consultorio volvimos a la ecografa, la cual le pidio a mi mama que me lleve a un hospital grande, donde haya algun especialista. Esa misma tarde recibimos el llamado de una vecina que tenia un familiar que habia tenido algo similar a lo mio y me recomendo el HOSPITAL INTERZONAL DE LANUS.
Fue un mes interminable, salir a las 4 de la mañana para ir al hospital, encontrarnos con un mundo totalmente nuevo, parecia algo irreal ya que jamas me habia enfermado hasta ese momento.
Luego de muchas consultas, analisis, estudios, punciones llego el dia de operarme, ese 28 de Abril de 2003 jamas lo voy a olvidar, a las 7 de la mañana me llevaron a quirofano, y siendo las 15 hs termino mi operación y me llevaron a mi habitación, fue una noche tremenda llena de dolores, y sin poder levantarme de la cama.
A las semanas tuve mi consulta con la Oncologa (yo jamas habia preguntado que tenia, solo me decian que hacer y yo iba, llena de temores pero iba y lohacia), La Doctora me miro y me dijo “vos tuviste cancer” y yo me quede mirandola paralizada no sabia que era no sabia que pasaba.
A los 2 meses en un control de rutina la Dra Miriam Mega sale del consultorio con mi estudio y al regresar viene con la fecha de la proxima operación, era una operación de “exploracion” ya que habia quedado algo y no me querian dar una dosis alta de YODO ya que eso podia traerme consecuencias para cuando decida tener hijos.
Un 28 de Julio volvieron a operarme, y en esta operación me paso de todo, recuerdo que la anestesista me pregunto cuanto pesaba para darme la dosis justa, se lo dije y en el frasco quedaba un poco de ese liquido y dijo que me lo pongan todo, y luego de operarme no podia despertarme, hubo corridas me encontre con un bigotero que me pasaba oxigeno y mi cirujano golpeandome la cara para que me despierte y no solo fue eso, el dia que me iban a dar el alta vino la Dra Perurena (jamas pude olvidarme de ella) y trato de sacarme el drenaje con la cinta puesta, empece a sangrar, y tuvo que utilizar una sabana para presionar mi cuello asi dejaba de sangrar.
Luego pase por los tratamiento que normalmente se dan, Yodo, analisis, controles.
Años después de tomar el mismo calcio mi cuerpo dejo de absorberlo… y otra vez arrancamos… internaciones analisis, paralisis, sentirme mal..
Pero bueno hoy 10 AÑOS DESPUES AGRADEZCO A DIOS LA OPORTUNIDAD DE VIVIR Q ME DIO, AGRADEZCO Q ME HAYA PUESTO EN MI CAMINO A MI DOCTORA DANIELA… A LAS ENDOCRINOLOGAS Y POR SOBRE TODO A MI FAMILIA YA Q TODO LO Q PASE SIN ELLOS NO HUBIESE SIDO LLEVADERO




DORIS ALCIVAR                              



Soy ecuatoriana, tengo 35 años. Mi esposo es argentino y estoy radicada en Buenos Aires, desde hace algunos años.
Hace cuatro meses me detectaron un tumor, sospechoso de cáncer de tiroides. Luego de varias ecografías, punción aspirativa y consultar varios médicos se determinó que era necesaria una cirugía en la que me extirparían la tiroides.
Es muy difícil aceptar un diagnóstico como estos, por eso hasta el momento mismo de la operación tenía esperanzas de que estuviera equivocado (como le pasó a la Presidenta Kirchner). Hice de todo un poco para intentar reducir el tumor. (medicina homeopática con el Dr. Roca, tomé productos de Young living gracias a la recomendación de un primo mío, entre otras cosas). Si bien no lograron reducir el nódulo, pienso que me sirvieron para recuperarme muy bien y rápido de la cirugía. Y preparar mi cuerpo y mente para lo que estaba viviendo.

Luego de que me hicieron la tiroidectomía tuve que esperar el resultado de la biopsia. Finalmente me dieron el informe. El nódulo se confirmó, era maligno. Midió 1,5 cm, pero no tomó ganglios, no hubo invasión de tejidos, estaba limitado al lóbulo derecho de la tiroides, bien diferenciado. Esto más o menos, sacando los términos médicos, fue lo que me informaron. Tuve que empezar a asumir que tenía la enfermedad, esa la de las seis letras!..

La endocrinóloga que ME ATENDÍA, porque no me voy a atender más con ella, me dijo que por seguridad, dado el tamaño del nódulo, era necesario darme una dosis baja de iodo radioactivo. Que igual implicaba aislamiento y lo que esto significaba para mí. (Estar lejos de mi familia y sobre todo de mi hijo Jeremías, a quien tenía que dejar de darle la teta -aunque esté a punto de cumplir un año y muchos piensen que ya no la necesita-).

En fin, todo esto me generaba una angustia inexplicable. Cuando recibí el resultado, una de mis cuñadas me puso en contacto con una amiga suya que pasó por esto. Gracias a que fui a visitarla, descubrí ACTIRA, la Asociación para pacientes con cáncer de tiroides. Me contacté por facebook (creo que nunca le di un uso tan acertado a esta red social jaja), con la presidenta Soledad Rodríguez Perea (coincidentemente, ya antes me había dicho su hermano, ex compañero del colegio de mi esposo que me contacte con ella, y no lo hice).

Esta mujer, a quien agradezco profundamente su ayuda, me recomendó pedir una segunda opinión, pues le parecía que por el grado del cáncer y el tamaño del nódulo, no era necesario el iodo.

Generosamente, me contactó con la Dra. Licht , quien me dio la primera señal de esperanza y me dijo que no era necesario el iodo y que suspendiera la dieta! y me explicó con lujo de detalles acerca de estudios actualizados, estadísticas, etc.

Ah, pero el día en que habíamos ido a consulta con la otra endocrinóloga, que creo se compadeció de mí y de mi angustia, me dijo "te doy otra posibilidad", que consulte a su jefa y que ella me diga su opinión.

!Una segunda señal de esperanza: El marido de una buena amiga, es endocrinólogo, y trabaja en un hospital de USA y estaba participando de un Congreso, bueno el asunto es que le transcribí el resultado de la biopsia y él lo consultó con el médico que estaba dirigiendo el congreso en la MAYO Clinic de Rochester, Minnesota. Ambos coincidieron en que el bajo riesgo de mi caso, no ameritaba el famoso IODO!.

Pedí un sobreturno con la jefa de la primera médica, y recibí la confirmación de que mi corazón no estaba equivocado y que hice bien en resistirme a lo que la doctora, de quien prefiero reservarme el nombre, daba por hecho.

La Dra. Neguerela, jefa de endocrinología del Austral, donde me operé, me dijo sin dudar que para mi caso, NO era necesario el iodo y que solo necesitaría hacerme controles periódicos. Y asumir sí, que hay un riesgo de un 4% de una recurrencia a futuro, pero es el mismo porcentaje de riesgo que correría tomándome el iodo.
Bueno, no quiero aburrirlos, lo que quiero compartirles simplemente es que, mi esposo y yo, quien me ha apoyado increíblemente, estamos muy felices y sentimos que hemos pasado por momentos muy difíciles, pero que nunca perdimos la fe. Y sí, finalmente, todo salió bien.
Doris Alcívar
Quiero agradecer particular y públicamente a mi esposo a quien amo profundamente, por darme la fuerza y las ganas de luchar por la vida. A mi madre querida, porque vino de Ecuador, a ayudarme con mi bebé y a acompañarme. Y a Jeremías, por darme cada día tantos motivos para sonreir y dar gracias por la vida.
Le doy gracias a Dios todos los días de mi vida por ellos, que son la más grande bendición recibida.
Qué Dios los bendiga!








Agostina Hermida                                         


Padecí desde pequeña tiroiditis de Hashimoto, tomé t4 a partir de los 24 años cuando los síntomas se pronunciaron más. En el año 2008 una endocrinóloga me palpo el cuello y noto una protuberancia, a lo que me pregunto si tenia hecha una biopsia, yo ni siquiera me había echo una ecografía tiroidea en mi vida. Me hice la eco de tiroides, me dijeron que había que punzarla y nunca mas volví al medico por miedo.

Un año y medio después, llegue a manos de la Dra. Selva Núñez, que me realiza una nueva ecografía de tiroides y compara la antigua con la nueva y ve algo que según sus palabras no le gusta, pero tuvo que insistir mucho para yo accediera a realizarme la punción de tiroides. El nódulo en cuestión era uno solo, no había cambiado de tamaño en dos años (la doctora que me descubrió el nódulo, esperaban que al aumentarme la dosis de levo tiroxina, el nódulo desapareciera o descendiera su tamaño) cosa, que obviamente jamás pasaría, por que no sucede en ningún caso, por lo que me dijeron los cirujanos de cabeza y cuello que visite.

No se que hubiera sido de mi, sin la tenacidad y compromiso de la Dra. Selva Núñez. A las dos o tres semanas me dan el resultado citológico que lo entiendo ahora, mientras miro el resultado. En aquel momento me dijeron que el resultado era confuso y que se sugiere resección quirúrgica, como pensé que estaban equivocados pedí otra punción y naturalmente, salio lo mismo, en otro laboratorio. La segunda vez, si dolió.

Comienza una carrera por encontrar cirujano y operarme lo antes posible, sabiendo que no era urgente, pero quería terminar lo antes posible con “todo esto”.

Poniendo la mente en frío, creo que el hecho de no saber mi diagnostico hasta salir del quirófano, hizo que llevara todo esto de una mejor manera, aceptándolo con el paso del tiempo, contando con el apoyo del foro, mi madre y mi padre, algunos amigos…pero para mi no fue fácil superarlo.


Barajé la posibilidad de tres cirujanos. Como lo que deseaba era operarme lo antes posible y ya conocía al Hospital Alemán y al Dr. Mezzadri, me opere con él, a sabiendas de que es uno de los mejores cirujanos de cabeza y cuello. En esto hago hincapié, debe ser un cirujano de cabeza y cuello, es lo mas importante.

Viví con mucha ansiedad y miedos el periodo que antecedió a la cirugía, aproveche para comerme todo lo que después creí que no podría, pero para la
sorpresa de todos, a las tres horas de operación, estaba comiendo sin dolor alguno. Cuando me sentí mejor me dijo el cirujano que vino a ver mi recuperación que era maligno, ante mi sorpresa le pregunte si tenía cáncer, corrección, fue cáncer… dijo el y que tampoco dramatizara. Y si, es cáncer,
ya me la venia venir… se confirmo luego de la cirugía y agradezco el tiempo entre la biopsia y el diagnostico oficial, que me ayudo mucho a internalizar la idea.

La recuperación fue en éxito, tuve algunos problemas con el calcio y con la voz, pero ambas se normalizaron.

Seguí con los estudios médicos y sin tomar la levotiroxina ya que me preparaban para la toma de Iodo-131 que me aseguraron que no era radiación pero la Wikipedia dice otra cosa.

El estado de hipotiroidismo fue tremendo, no quiero ni acordarme las sensaciones por las que atravesé, si hubo un momento duro fueron esos dos meses. El tema del aislamiento fue delicado para quien convive conmigo, luego salí a la calle tomando distancia de niños, ancianos y embarazadas.
Los más complicados fue que no encontraran la dosis justa de levotiroixina, comencé con 175 mcg para encontrar la estabilidad en 137 mcg en un periodo de 8 meses, ahí me sentí en mejores condiciones, ahora volvieron a bajarme la dosis.

Recuerdo que el primer examen luego de la dosis de yodo resulto dar captación en el maxilar, es sabido que suelen quedar restos de la glándula ya que el cirujano por muy cuidadoso que sea no logra extraer todo, como cuando comemos el pollo con cuchillo y tenedor, hay partes a las que no llegamos, bueno pasa algo similar. Esto me asusto ya que podía ser sinónimo
de un secundarismo al menos eso es lo que decía el estudio, así que comencé una carrera por consultorios odontológicos, cirujanos y estomatólogos para descartar caries e infecciones, pero no encontraron nada.

Deje pasar mas de lo recomendado para realizarme el segundo estudio, otra vez la dieta baja en yodo que es muy dura, el hipotiroidismo, serian tres meses hasta que volviera estar bien, pero gracias a el foro del Dr. Pitoia y a mi familia, pude contar con la posibilidad de inyectarme TSH recombinante, mi cobertura social cubrió el setenta por ciento de la misma y pude acceder a ella, la ayuda que provee el thyrogen es inmensa. Quiero aclarar que no a todos los que atraviesan el hipotiroidismo la pasan tan mal, depende de cada organismo. Mi experiencia no fue nada buena y si volviera a tener que atravesar por ella solo pediría tiempo para olvidar lo malo que fue.

Una vez que tome coraje y fuerza de nuevo estaba lista para la dieta, los resultados y lo que dios mandara. Afortunadamente todo fue excelente y me
encuentro libre de enfermedad, de aquí en adelante serán controles médicos de sangre: TG, ANTITIROGLOBULINA (Marcadores de cáncer) ecografías de cuello y tiroides, t3, t4, t4l-

La verdad es que se puede vivir con cáncer. No se por que la gente se asusta tanto, hay canceres mas violentos que otros y entiendo que hemos tenido
suerte, y de los cuernos y la muerte no se salva nadie.




AlejandraDuran                                                                                            

Hola, soy Alejandra, he sido operada de un cancer de tiroides hace dos años.
En el mes mayo del 2008 casi por casualidad al sentir las manos y el cuerpo muy seco, junto con una caía de cabello algo importante, acudí a mi médico clínico para consultar. En ese momento se me realizó una ecografía de cuello, donde aparecía un pequeño nódulo de 7 milímetros al cual el Dr. decidió no darle importancia diciendo que podía ser un quiste de grasa, y sugirió revisarlo en 6 meses.
No contenta con esa respuesta fue mi ginecóloga quien me solicitó hacer estudios de hormonas y ahí los valores estaban apenitas alterados, ahi comencé tomando levotiroxina de 75.
Por primera vez a mis 30 años me derivaron a ver una endocrinologa, en mi familia cabe aclarar nadie tiene problemas hormonales de ningún tipo, con lo cual la hipótesis de "herencia" se descartó desde el principio. La Dra sugirió volver a repetir la ecografia del cuello a los 6 meses como había dicho el clínico.
Ya en el mes de diciembre cuando voy a repetir la eco, el dr mientras miraba el monitor pregunto sutilmente "no han sugerido punción, el nódulo sigue siendo de 7mm pero es sospechoso"?, en ese momento me explicó que los nódulos menores a 1 centímetro por lo gral nunca se punzan, pero igualmente supe que algo no estaba bien..

Automaticamente hablé con la endocrinóloga que me trataba y pedí que me hicieran la punción, el resultado de la biopsia fué: Carcinoma Papilar. Ya con el diag en manos decidí acudir a un especialista en este tema y ver cuales eran los pasos a seguir.
Consulté en otros hospitales, con otros especialistas tmb porque la palabra "cáncer" me asustó muchísimo en ese tiempo.
Finalmente terminé operandome el 31 de marzo del 2009, gracias a Dios no tenía metástasis en el cuello y mi recuperación post operatorio ha sido excelente. Gracias a este diagnóstico y con el avance de la ciencia, en mi caso NO me han dado yodo, solo se me controla con analisis de sangre de Tiroglobulina y antitiroglobulina, la cual siempre debe dar negativa ya que es un control tumoral en mi caso.

Sinceramente quiero transmitirles que mientras uno tenga mucha mucha fe las cosas van a salir bien, sólo hay que pensar en positivo y les aseguro que todo pasa rápido. (aunque tengo que admitir que muchísimas veces me he preguntado: "por qué me ha tocado a mí?", lo que puedo aconsejarles es: aferrense a la familia, a los afectos, a la religión o creencia y que tengan y confíen en sus médicos (cada uno tendrá su librito, pero muchas veces cuantas mas opiniones tenemos, mas es la incertidumbre).

Les mando un beso y abrazo grande, Ale D.





GabrielaSchiaffino                                                                                


Soy Gabriela Schiaffino,tengo 53 años y trabajo en nuestra carpinteria industrial donde se encuentra toda mi familia mi esposo mis tres hijos mi yerno y mi hermano.
Hace 1 año y 1/2 me operaron de cancer de tiroides,fué realmente para mí muy traumatico, venia de dos operaciones anteriores de otras nanas y cuando me tocó operarme me costó mucho salir sobre todo la parte animica pero gracias¡¡¡¡¡a mi terapeuta y mi siquiatra estoy aqúi disfrutando de mi hermosa
familia, tengo 4 nietos maravillosos y cuando  pasé por el aislamiento fue lo que mas extrañaba.
La pase haciendo manualidades y pintando y leyendo libros todo el tiempo que me encanta ,ya que me cuesta mucho poder dormir.

Si tengo que decirles que cuando encontre esta pagina ya paso mucho tiempo,pero ahora puedo consultar y tambien leer,porque cuando uno pasa por este problema de salud,no todos los profesionales  acompañan al enfermo conteniéndolo,suena raro pero a mi me pasa,mi endo es muuuuuuy
especial¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.casi una roca.pero como es buena en su especialidad me la banco.

Pasé mi segunda dosis en el mes de Julio y cuando termine el segundo rastreo gracias a Dios me dio negativo y sigo tomando la Levo y con controles
Un muchas gracias por permitirme comentar mi historia brevemente.





Yelys                                                                                               


Soy de Venezuela, mi nombre es Yelys, tengo 39 años, me sometí el 2009 a una tiroidectomía total y me descubrieron cáncer de tiroides y metástasis en ganglios de la garganta. Me sometieron a tres tratamientos de I-131,
el 1ero 200mCi (2009), el 2do 150Ci (2010) y el 3ero 200mCi, (2011). 

Durante mis terapias todas fueron exitosas, porque soy muy optimista y siempre le decía a mi médico nuclear que saldría antes de tiempo, así sucedía.

Esta enfermedad me cayó por sorpresa, sin embargo, no me deje embaucar por ella, porque la he vencido y la tomé como una simple gripe. Claro después de cuatros rastreos corporales, gracias a Dios, en el último vencí ese mal. La secuela es la recuperación de mi organismo porque el Eutirox aun no me lo han regulado, pero sigo luchando porque sé que mi cuerpo va a ser como antes. Lo importante es cumplir con los chequeos médicos, comer sano, caminar, vivir la vida sin estrés y disfrutarla como fuera el último día.





Ana  Claudia Colzani                              



Soy Ana Claudia Colzani, de Buenos Aires, Argentina, tengo 50 años cumplidos en julio de 2011. Cómo comenzar?... En febrero de 2010, haciéndome una eco debajo del mentón, la ecógrafa “siguió” hacia abajo y ¡oh sorpresa! me informa de la existencia de un nódulo en la tiroides.
Después, los estudios de rutina, hasta llegar a octubre de 2010 con un PAAF cuyo resultado dio “asimilable a un nódulo folicular “, pero también por su tamaño había que sacarlo.
Me operaron el 15 de marzo de 2011, sacándome la mitad izquierda de la glándula. La biopsia del nódulo dio benigno, pero existieron otros dos carcinomas. Pues bien: se programa la segunda cirugía para el 6 de mayo donde se completa la tiroidectomía. En la biopsia también había carcinomas del lado derecho.
Y bueno: se venía el tratamiento con yodo, una dieta de 30 días. La dosis de yodo. El aislamiento por 7 días. Este fue el momento que más mal la pasé, física y emocionalmente. Estar separada de mi familia fue lo peor, no hallarme a mí misma, dolores de cabeza constantemente, vómitos… Estaba abatida.
Llega el día del rastreo. Y ya estoy en casa, con los mío: mi hijo de 6 años, mi luz, y mi esposo que amo y me acompañó siempre.
Comienza una nueva etapa, con levotiroxina de por vida, cada día, análisis varios, y próximos rastreos de control.
Jamás me pregunté “por qué?”. No me parece que esa sea la pregunta. No hay preguntas ni cuestionamientos. En todo caso pensaría: “por qué no a mi?” A cualquiera le puede llegar. Lo importante es no caer.
Todo lo que pasé, siento que mi cuerpo lo vivió, pero yo no. Algún día tendré que “metabolizar” la idea, ya llegará el momento, sin presiones.


Martha                                                  


Soy Martha da Costa, tengo 47 años y me operaron en el año 2004, cuando me dieron el diagnóstico crei que mi vida se terminaba. Tuve que aceptar con tranquilidad que tenia que hacerme tratamientos de iodo, antes para mi desconocidos, pase por 5 rastreos, quizas lo que mas me afecto es tener que estar aislada de mis seres queridos.
Pero bueno, encontre la forma hablando  e iniciando una terapia adecuada logré que mi familia también pudiera acompañarme en este proceso. ... Ahora tomo mi levo todos los dias, como de forma más sana y aprendi a valorar cada minuto de mi vida junto a mi familia que me sostuvo y apoyó en todo momento. Retomé mis clases de pintura, expongo en varios lugares y me siento feliz de sentirme bien.


Valeria 
   
Hola soy Valeria Principato, alias Vapri, para mis amigos !! de Argentina Buenos Aires.
Les cuento un poquito de los comienzos.. empecé allá por el año 2005 una dieta para adelgazar, y mi nutricionista me recomendó una interconsulta con la Endo, mi Endo nunca me palpo ningún nódulo, pero para quedarnos tranquilas me mando a hacer una eco de tiroides, y ohhh sorpresa, había un nódulo (como olvidar esos días!!) y luego la punción y luego la operación.. en mayo me entere en agosto estaba ya operada. Verdaderamente mi vida cambio en solo unos meses.
Cuando llego el momento del iodo, en la hoja de la dieta que me dio mi doc figuraba la página www.cancerdetiroides.com.ar  a la cual me hice adicta.
Bueno después de 2 rastreos negativos y tg indetectables, en 2007 rastreo negativo y tg mayor a 0, de ahí una eco, un paaf y oh sorpresa de vuelta!!! me operaron en sep de 2007 con una pronta recuperación a Dios gracias.
Esa mi historia, que gracias a la comunidad virtual esta super carga se hizo mucho mas liviana.
Verdaderamente gracias a todos, ahhh y también por este nuevo espacio donde me parece importante contar nuestra historia.


Magda hoy no está fisicamente con nosotros pero sus palabras nos siguen influyendo e inspirando. Este es el testimonio que dejó en nuestro foro www.cancerdetiroides.com.ar 


Magda                                                  


Soy Magda, Mexicana. Fui operada en Oct de 1980, sin ningún síntoma, me descubrieron casualmente una "bolita" en mi cuello junto a la traquea, en ese tiempo yo con 31 años, ni siquiera sabía de tiroides, me hicieron un gamagrama y se dieron cuenta de un nódulo frío, tomé Novotiral durante un mes y ver la evolución, me enviaron a cirugía, se me ocurrió preguntar que pasaba si no me operaba, ya que tenía terror a ser operada del cuello, ahí fue cuando me dieron el primer "aviso", me dijeron "tiene que operarse, lo mas probable es que sea maligno ese tumor", horrorrrrr dije, toda mi familia se asustó mi marido arregló todo para irnos a USA, se suponía que era lo mejor y la cercanía a nuestra ciudad era lo mas seguro.


Fui operada y había metástasis de un lóbulo a otro de la tiroides, quitaron toda la tiroides, tuve problemas en la cirugía con mi respiración, pero me recuperé dentro de la misma cirugía, supe de la malignidad inmediatamente después de la cirugía.


Al mes fui a ver los resultados de biopsia y supuestamente para la aplicación de yodo radiactivo, mi sorpresa fue que era papilar escamoso, según los médicos de entonces, muy raro y con muy mal pronostico, me daban dos años de vida, ya que mundialmente no había nadie que hubiera sobrevivido a este tipo, me dieron radiaciones, 6,200 rad durante seis semanas, fue muy difícil, vivir durante ese tiempo en otro país, me sentía fatal, cada día iba disminuyendo mi energía.
Las radiaciones fueron en todo el cuello hasta el esternón y la espalda, la ultima semana era solo donde estuvo la tiroides, ahí fue donde empecé a sentir que me faltaba el aire al caminar, me revisaron las cuerdas vocales y dijeron que era inflamación por las radiaciones, terminaron a mediados de Enero del 81 las radiaciones, regresé a casa, son como 1.500 Km. de distancia entre mis ciudad y Tucson, Az., pero cada día estaba peor en cuanto a la ventilación, cada día me costaba mas respirar, comer, llegó un momento que no podía ni siquiera bañarme porque tan solo la fuerza del agua sobre mi, me provocaba falta de aire, nos tuvimos que regresar de emergencia a USA, el 1 de Mayo del 81, y ahí descubrieron que tenía parálisis bilateral de cuerdas vocales y la única solución era traqueostomía, bendita traqueostomía, me regresó la vida.


Fueron años terribles, donde me daban solamente dos años de vida, ya que este tipo de tumor solo había 7 casos en el mundo y todos ya habían fallecido, según el Instituto Mundial del cáncer.


Ya en México, después de los dos años y ver que seguía viva, me fui a visitar endocrinólogos es así como llegué al Centro Medico de Occidente en Guadalajara, ahí me hicieron revisiones durante 15 años, eran rastreos con I-131, (antes no utilizaban las revisiones de TG, todos daban negativos), no he tenido recidivas, hasta ahora.


Ahora después de 27 años con la cánula he tenido problemas, me ha bajado mi sistema inmunológico y se han colonizado bacterias, las cuales gracias a dios después de un año con tres neumonías, han logrado terminar con ellas, al menos hasta dentro de dos meses que me harán nuevos cultivos.
A pesar de todo sigo aquí, ayudando a personas que inician en esto, se que es difícil, en mi caso hubo muchas lagrimas, muchas cartas escritas a mis hijos, ya que según todo pronostico no los iba a ver crecer, mis hijos que apenas tenían 5 y 2 años, cartas que nunca terminé porque se mojaban con mis lagrimas.
Ahora las nuevas generaciones tienen la ventaja que los médicos ya explican y sobre todo cuando se dan cuenta que entiendes el problema, que conoces la enfermedad, en mi caso los médicos hablan conmigo con la verdad, ahora que he estado hospitalizada me han dicho todos los riesgos que cada día voy a presentar y estoy conciente que mi vida depende mucho del cuidado que tenga y a veces no se puede evitar el estar en contacto con las bacterias porque están en el aire, en el suelo, en las plantas, etc.
Tienen ustedes también una gran ventaja que es el Internet, bendito Internet, ésta página del Dr. Pitoia que además de recibir información médica, recibimos orientación de otros que ya pasaron por lo mismo que nosotros y que nos entienden, la familia tal vez no entiende muy bien esto, pero ustedes compañeros si, es por eso que nos identificamos tanto y es por esto que sigo aquí y seguiré mientras Dios me de vida, les mando un fuerte abrazo y mucha serenidad para aceptar lo que nos tocó vivir.

2 comentarios:

cary dijo...

hola, tengo que operarme de un nodulo en la tiroides; ahora el 7 de mayo; y sinceramente me siento muy sola,necesito que alguien me ayude a sobrellevarlo tengo mucha fe de que salga todo bien, pero es inevitable sentir ese escalofrio de la duda....les agradeceria que me ayudaran a no sentirme tan sola. gracias!!!

ingrid de alba dijo...

Hola, soy mujer de 44 años operada el 25 de febrero de tiroidectomia total, ya en mi patología salio cáncer papilar, ahora el 12 de agosto me aplicaron 131 de yodo radioactivo 100 mci, estuve hospitalizada por 6 días, los cuales fueron duros, gracias a la tecnología de los celulares pude ver a mis 2 hijos (el niño de 7 años y la niña de 7 años), mi esposo y amigos, ayer me hicieron un rastreo y mañana deben entregarme el resultado, que con el favor de Dios todo va a estar bien. Me gustaría registrarme en su página para estar en contacto con ustedes.